Tipos de tabla de cortar de madera

Podemos diferenciar las tablas de madera entre sí en base a dos características principales. La primera de ellas es la madera de la que están fabricadas.

La segunda es la forma en la que las piezas de madera se unen entre sí. En base a esta clasificación podemos encontrar tablas “face grain”, “edge grain” y “end grain”. Cada uno de los tres le da diferentes propiedades a la tabla.

 

Tipos de madera

Para fabricar tablas de madera se suelen utilizar maderas duras. Algunos ejemplos son la teca, el cerezo, el nogal, el ciprés, el arce o el cedro.

También se utilizan algunas maderas blandas como el Hinoki. Este tipo de madera es tan suave que no es necesario fabricar las tablas en end grain. La propia superficie de esta madera es capaz de cuidar el filo del cuchillo incluso fabricada en face grain.

El Hinoki es una madera muy ligera, muy fácil de mover hasta los fogones o hasta el fregadero para lavarla.

Al ser tan blanda es muy fácil repasar la superficie con una lijadora orbital y dejarla como nueva sin esfuerzo. En general es algo que conviene hacer con cualquier tabla tras unos años de uso.

Como desventaja, esta madera suele mancharse incluso aunque se humedezca antes de usarla. Suele tener además un olor fuerte, sobre todo cuando la tabla es nueva.

Las maderas más duras, como el nogal, son mucho más resistentes y tienen una estética más bonita. Las opciones exóticas más blandas son interesantes, pero las maderas tradicionales han demostrado ser muy buna opción.

Un bloque de carnicero fabricado en end grain con una madera dura puede durar generaciones de uso.

 

Tipos de acabado

Imaginemos una tabla de madera en un taller de carpintería. Tiene una forma rectangular, con dos caras largas y anchas, dos laterales alargados y dos extremos algo más estrechos.

Las fibras de la madera están alineadas en la misma dirección de la tabla. Es decir, si imaginamos las fibras como un puñado de pajitas de refresco es como si estuvieran tumbadas una al lado de la otra.

Lo que varía entre los diferentes tipos de acabado es qué cara del tablón original forma la superficie de la tabla de cortar.

 

Face grain

Si usamos esa tabla tal cual para fabricar nuestra tabla de cortar tendremos como resultado una tabla “face grain”. Lijamos, aceitamos y listo.

 

Edge grain

Si queremos complicar un poco más las cosas podemos fabricar una tabla “edge grain”. Edge significa lateral. Y por tanto, la superficie de nuestra tabla, sobre la que cortemos, será la del lateral de la madera.

Para hacerlo tendremos que cortar el tablón de madera de forma longitudinal en múltiples tiras. Según lo ancho que cortemos cada tira nos quedará una tabla más o menos gruesa.

Una vez que tenemos los listones recortados tenemos que girarlos 90 grados. De esta forma todos los laterales del tablón pasan a mirar hacia arriba. Después sólo nos queda encolarlos unos a otros, lijar y aceitar.

 

End grain

Si queremos hacer una tabla de más calidad podemos complicarnos incluso aún más la vida.

En el “edge grain” lo que usamos para la superficie de la tabla son las caras laterales. Por tanto, en el “end grain” lo que usaremos será la cara del extremo.

En el “edge grain” es suficiente con recortar listones y unirlos entre sí de nuevo.

En el “end grain” después de cortar esos listones tendremos que volver a cortarlos de nuevo de forma transversal. De esta forma conseguiremos múltiples cubos de madera con varias caras distintas.

Dentro de cada cubo siguen estando las fibras de la madera, alineadas igual que al principio. Por tanto, dentro de cada cubo de madera habrá dos caras “face grain”, dos “edge grain” y dos “end grain”.

Tanto en las tablas “face grain” como en las “edge grain” las fibras de la madera van paralelas a la tabla. En las “end grain” es al contrario, van perpendiculares.

Volvamos a visualizar ese montón de pajitas de refresco. El “end grain” no es más que ese montón de pajitas cortado en trozos más cortos. De esa forma podemos girar esos trozos y poner todos los orificios de las pajitas mirando hacia arriba.

Una vez que orientemos los cubos con todas las caras “end grain” hacia arriba sólo nos queda pegarlos entre ellos. El resto del proceso es igual que con cualquier otra tabla.

 

Cómo saber de qué tipo es una tabla

Puede que queramos comprar una tabla y el fabricante no nos diga cómo la ha hecho. En ese caso lo más normal es que estemos ante una tabla “face grain” o “edge grain”.

Las “end grain” son más complicadas de fabricar y tienen mayor calidad que las otras dos. Cuando un carpintero fabrique una tabla “end grain” se asegurará de anunciarla como tal.

Pero en caso de que nos queden dudas, hay varias cosas en las que podemos fijarnos.

La primera es la superficie. Las “face grain” serán sólo el tablón de madera sin recortar.

En las tablas “edge grain” veremos los listones de madera unidos entre sí.

En las “end grain” la superficie estará formada por cubos o por figuras geométricas de pequeño tamaño formando un patrón.

En estas tablas además los anillos de la madera son visibles en las piezas que forman la superficie.

La segunda cosa en la que podemos fijarnos es en el grosor. Por la forma de fabricarlas, las “face grain” son las tablas más delgadas.

Las “edge grain” y las “end grain” se pueden hacer tan gruesas como se quiera. Pero por norma general, sólo las tablas de cortar más gruesas serán “end grain”.

Al estar formadas de muchas piezas unidas entre sí es necesario darle grosor a la tabla. De esta forma se aumenta la superficie de contacto entre pieza y pieza.

Esto es una ventaja añadida, porque cuanto más gruesa sea la tabla más años de vida útil sacaremos de ella.

 

Por qué las “end grain” son la mejor opción

Para responder a esa pregunta vamos a ver un diagrama sobre lo que ocurre con las fibras de la madera durante el corte.

De esta forma podemos entender a simple vista qué ocurre en cada tipo de tabla.

Las “edge grain” no sólo ofrecen mayor resistencia al filo del cuchillo, y con ello más desgaste. Sino que además se les va estropeando la superficie a medida que se quedan las marcas del corte sobre ella.

Cuando las fibras de la madera están orientadas hacia arriba la situación cambia. En las tablas “end grain” la madera ofrece la menor resistencia posible al cuchillo. El filo penetra entre las fibras en vez de romperlas.

Por eso tanto el cuchillo como la tabla sufren menos con el uso.

 

Cuidado de la madera

Independientemente del tipo de tabla que compremos deberíamos mimarla con regularidad. Además de la limpieza habitual después de usarla conviene tratar la superficie cada cierto tiempo.

Para el mantenimiento más frecuente el aceite de camelia, el aceite mineral o el de linaza son buenas opciones. Otros tipos de aceite no son recomendables porque se enrancian con el tiempo y dejan sabor y olor en la comida.

Cada 6 o 12 meses se puede hacer un mantenimiento más exhaustivo. Para eso comenzaremos por lijar de forma suave la superficie de la tabla hasta dejarla lisa y uniforme.

Después podemos aplicar cera de abeja. Para obtener los mejores resultados podemos mezclarla al 50% con aceite mineral o con aceite de linaza refinado.

No está permitida la copia del contenido. Si necesitas utilizar cualquier elemento de la web ponte en contacto con nosotros.