Tipos de aceites y ceras para madera

Como ya te habrás dado cuenta, el acero y la geometría de los cuchillos se nos da bastante bien. La madera, por otro lado, es algo en lo que no somos precisamente expertos. Más bien al contrario.
A lo largo de los años hemos aprendido lo suficiente como para salir del paso. Así que en los siguientes artículos vamos a enseñarte lo suficiente como para que puedas cuidar bien tus mangos, soportes y tablas.

Si eres carpintero o si sabes algo sobre cómo tratar la madera y quieres ayudarnos a ampliar estos artículos, escríbenos.

Quiero agradecer a mi amigo Rafa Prades los consejos que me ha dado estos meses sobre cómo trabajar la madera. De lo poco que sé, la mayor parte es gracias a él. De no haber sido por su ayuda no os podría traer hoy este artículo.

En este artículo vamos a repasar los principales aceites y ceras que podemos utilizar para cuidar la madera. Nos resultarán muy útiles en el mantenimiento habitual de nuestras tablas de cortar, soportes y mangos tradicionales de cuchillos japoneses.

Todos los aceites que mencionemos son seguros para entrar en contacto con los alimentos. No son aptos para cocinar, pero no son tóxicos y se pueden usar sin riesgo para la salud.

 

Qué tipos de aceites podemos usar

Aceite de almendras dulces. Muy buen aceite para la conservación de la madera. Muy apreciado por luthiers para hidratar los instrumentos musicales. En algunas ocasiones puede enranciarse.

Aceite mineral. Uno de mis preferidos. Fácil de usar y relativamente barato. Da muy buenos resultados. Conviene usar aceite con grado USP (refinado para uso quirúrgico).

Aceite de camelia. Algo más caro que los anteriores. Es uno de los que más uso, tanto para madera como para acero al carbono. Da muy buenos resultados y no suele enranciarse.

Aceite de linaza. Otro aceite muy bueno, sobre todo mezclado con cera de abeja. Si no lo compramos refinado tendremos que quitarle los mucílagos antes de usarlo.

Aceite danés (Rustins). En caso de que queramos un acabado diferente. Lleva en la mezcla algo de barniz protector.

 

Cómo quitar los mucílagos del aceite de linaza

El aceite de linaza sin refinar lleva en su composición una gran cantidad de mucílagos. Este compuesto es similar a una goma y hace que el aceite tarde mucho en curar. Es decir, en absorberse.

La forma de separar el aceite del mucílago es sencilla, porque estos son solubles en agua.

Para ello sólo tenemos que llenar un recipiente con tapa con una mezcla de agua y aceite de linaza.

Después la agitaremos con fuerza durante un rato largo hasta conseguir una emulsión, una mezcla uniforme.

Cuando lo hayamos conseguido dejaremos reposar el frasco. Con el paso de las horas se irán formando dos capas separadas.

En la capa superior se colocará el aceite de linaza al ser menos denso. En la inferior se depositará la mezcla de agua y mucílagos, que es la que nos interesa desechar.

Ayudados con una jeringa grande iremos retirando la capa superior y pasándola a otro recipiente. Ese será nuestro aceite de linaza refinado.

En caso de querer hacer un segundo refinado sólo tendríamos que repetir el proceso. Para ello mezclamos el aceite que hemos obtenido de la primera separación con otra cantidad equivalente de agua.

Volveremos a agitar, a esperar y a extraer el aceite de la capa superior con una jeringa.

 

Cómo usar la cera de abeja

Si queremos un acabado aún más impermeable y uniforme podemos aplicar una capa de aceite de abeja.

Para ello mezclaremos el mismo volumen de aceite de linaza y de cera de abeja en un tarro. Para que se disuelvan bien lo calentaremos al baño maría.

Cuando tengamos la mezcla líquida lo aplicaremos sobre nuestra superficie de madera con un trapo de algodón. De esta forma podemos frotar la mezcla sobre la madera y extenderla de forma uniforme.

No está permitida la copia del contenido. Si necesitas utilizar cualquier elemento de la web ponte en contacto con nosotros.