Maletines, rollos y mantas portacuchillos

Como comentábamos en este artículo, hay varias opciones para llevarte tus cuchillos contigo. Si eres cocinero y has invertido dinero en buenos cuchillos esto será parte de tu rutina de cada día.

Pero incluso para los que no lo somos, hay ocasiones en las que queramos transportar alguno de nuestros cuchillos.

Para ir a algún curso de cocina, por ejemplo. Para preparar una cena entre amigos, o para llevarte un cuchillo decente a una casa de vacaciones. O incluso para devolverle un cuchillo recién afilado a alguien que te haya pedido que se lo pongas a punto.

Antes de decidirte por una opción u otra deberás tener en cuenta varios aspectos:

El primero, el número de cuchillos que transportes. Cada tipo de estuche está pensado para llevar una cantidad distinta de cuchillos.

El segundo, el tamaño del cuchillo más grande. Es el que va a marcar el tamaño mínimo que deberá tener el estuche. Otra opción es llevar las piezas más largas aparte en fundas individuales, como se hace con los cuchillos jamoneros.

Y el tercero, cómo no, es la estética y apariencia. Al igual que con los cuchillos, esta es una parte importante a la hora de elegir tus estuches de transporte. Dependiendo de tu gusto personal puedes preferir el cuero, la tela estampada, la lona encerada o cualquier otro acabado. Para gustos, los colores.

 

Con estas tres cosas en mente vamos a hacer un repaso a las principales opciones del mercado.

 

Mantas portacuchillos

Son pequeños envoltorios plegables o enrollables sobre sí mismos. Se cierran con velcro, cremallera o con un lazo.

Tienen huecos en el interior para encajar los mangos de los cuchillos y evitar que se muevan. Son muy útiles para llevar en una mochila o en una maleta.

Los podemos encontrar en una gama bastante amplia de tamaños, diseños y materiales.

Dentro de ella los cuchillos viajan con la hoja al aire, conviene protegerlas con una funda o una saya. Puedes leer más sobre ellas en este artículo.

 

Estuches y maletines

Son una evolución de las mantas. Son de mayor tamaño, con más huecos para cuchillos en su interior. Permite llevar tanto piezas más grandes como un mayor número de piezas que una manta.

Generalmente están divididos en varios compartimentos separados para mantener ordenados los cuchillos.

Suelen tener asas y correas para poder llevarlos con comodidad.

Son una opción muy útil para llevar una gran cantidad de cuchillos de forma cómoda y discreta.

Suelen tener un formato más estándar que las mantas. La gama de materiales y diseños es más limitada.

Al igual que en la mayoría de opciones el cuchillo va sujeto por el mango. Al quedar la hoja libre es también conveniente protegerla con una funda.

 

Rollos de cuero

Son un formato de estuche parecido a los anteriores, pero algo diferente y con un toque elegante.

Como su nombre indica, son rollos de cuero enrollables sobre sí mismos con huecos para cuchillos en su interior. Suelen tener además un faldón para cubrir los cuchillos antes de enrollarlo.

Se cierra con una o varias correas con hebillas, que lo mantienen enrollado. Normalmente tienen un asa y una correa para llevarlos con comodidad, igual que los estuches.

La capacidad de cuchillos no es muy grande. Normalmente oscila entre 6 u 8 piezas, parecido a la de una manta. No es la mejor opción para mover grandes cantidades de cuchillos. Aun así tienen capacidad más que de sobra para llevar un set personal de cuchillos completo.

Es muy útil para llevar unos cuantos cuchillos de forma elegante, pero no es la opción más compacta. En la parte estética, sin embargo, son los que más destacan.

Hay una versión más pequeña de los rollos de cuero, sin asas y sin correa. Esta es una versión enrollable y fabricada en cuero de una manta para cuchillos. Es otra alternativa bastante agradable a la vista.

 

Rollos de tela japoneses

Este tipo de estuches se están poniendo cada vez más de moda. Son fundas de tela alargadas, enrollables, con 4, 5 o 6 bolsillos en su interior.

En la parte superior tienen un faldón de tela, similar al de la manta de un joyero.

Al enrollarlo se puede atar sobre sí mismo usando unos cordeles cosidos a un lateral.

La principal diferencia es que este tipo de estuches tienen que usarse obligatoriamente con sayas. Los bolsillos del interior están pensados para que quepa dentro el cuerpo del cuchillo más su saya.

A la hora de guardarlos se introducen con la punta hacia abajo. Es el mango el que queda sobresaliendo por la abertura del bolsillo.

El formato es prácticamente estándar para todos los modelos, pero los estampados varían de una pieza a otra. Se pueden encontrar adornadas con una gran cantidad de patrones o de dibujos.

Son la opción más versátil para combinar cuchillería y arte. Resulta además muy útil para llevar unos pocos cuchillos de forma compacta, discreta y elegante.

 

Otras alternativas

En un mercado en continua expansión como es el de la cuchillería cada vez podemos encontrar más opciones diferentes.

Si buscáis un poco podréis encontrar algunos modelos diferentes a los que os hemos presentado en este artículo. Desde maletas con ruedas específicas para cuchillos hasta maletines con el interior magnético.

Los límites de la oferta los marca el mercado. Si no encontráis lo que os gusta buscad un poco más. Seguro que de todas las opciones disponibles alguna se adapta a vuestras necesidades.

 

En conclusión

Depende del uso que queráis darle y del precio que estéis dispuestos a pagar os será más útil uno u otro. Al igual que con los soportes para la cocina con poco dinero tendréis las necesidades cubiertas. De ahí para arriba depende exclusivamente del gusto y la apetencia personal.

No está permitida la copia del contenido. Si necesitas utilizar cualquier elemento de la web ponte en contacto con nosotros.