Cómo limpiar una chaira de cerámica

En las herramientas de afilado podemos encontrar dos tipos de cerámica distintas, según su forma de ser usadas.

 

Al agua

Una de ellas es la cerámica al agua. Son bloques de partículas de abrasivo cerámico ligadas entre sí con un aglutinante (normalmente magnesio). Están pensadas para lubricarse antes de usar. El agua junto con el roce del metal sobre la piedra hace que se forme el barrillo abrasivo (o slurry). La mayoría de piedras de cerámica se fabrican con este tipo de mezcla.

 

En seco

El otro tipo de cerámica es la que se utiliza en seco. Tanto las chairas de cerámica como las piedras de Spyderco son de este tipo de material. Estos bloques de abrasivo están compuestos únicamente por partículas cerámicas, sin aglutinante. Las moléculas se unen unas a otras durante la fabricación al someterlas a altísimas presiones y temperaturas.

Dependiendo del tipo de cerámica, del tamaño de la partícula y de cuánta presión y calor se les hayan aplicado al fabricarlas se obtiene un tipo de abrasivo u otro.

 

Cómo limpiar la cerámica fusionada

Una de las mayores dudas con este último tipo de cerámica es cómo limpiar los restos de acero incrustados.

A consecuencia del uso a las cerámicas más finas se les van quedando incrustadas partículas de acero en los poros.

En las piedras de cerámica al agua es sencillo. Tenemos dos herramientas estupendas para limpiar la superficie: las piedras nagura y los sabitorus.

Además, durante el proceso de aplanado el diamante arranca todas las capas superficiales del bloque de cerámica, incluyendo las incrustaciones metálicas.

Sin embargo, el proceso de limpieza de la cerámica para uso en seco es un poco diferente. Al no necesitar aplanado y al no poder mojarla el método cambia, y eso hace que mucha gente no sepa cómo hacerlo.

 

Polvos Vim Clorex

Es un tipo de limpiador y blanqueante en polvo. Fácil de encontrar y muy barato.

Para usarlo se echa una pequeña cantidad en un estropajo, se humedece y se frota con suavidad la superficie de cerámica. El resultado es excelente.

 

Papel de lija

Si la superficie de la chaira está muy sucia y no es suficiente con el Vim Clorex tenemos otra alternativa. Podemos lijar suavemente la superficie con una lija para metales de grano fino (entre 600 y 1.200), siempre en seco.

Es un método muy útil para quitar gran cantidad de metal superficial de forma rápida.

Uno de los mayores inconvenientes es que el papel deja pequeñas manchas de color en la superficie de la cerámica. No tiene mayor importancia, pero el resultado es algo antiestético.

 

En resumen

Con un poco de mimo es posible tener cualquier afilador fabricado de cerámica fusionada como el primer día.

Al ser un material con muy poco desgaste si los mantenemos limpios y cuidados les daremos una vida útil larga y eficaz.

No está permitida la copia del contenido. Si necesitas utilizar cualquier elemento de la web ponte en contacto con nosotros.