Cómo fabricar un asentador de cuero

Para qué sirve un asentador

Como ya veíamos en este tema (asentadores) un asentador de cuero es una herramienta muy útil para pulir al máximo nuestros filos.

El cuero de nobuk, de canguro o de vaquetilla son el medio ideal en el que aplicar pastas de pulido.

Por eso los asentadores de cuero son una opción muy extendida para convertir una hoja afilada en una capaz de afeitar.

En el mercado hay varias opciones de asentadores comerciales disponibles. Sin embargo ninguna de ellas es barata. Por eso vamos a ver cómo podemos fabricar en casa nuestro propio asentador desde cero a un precio muy económico.

 

Qué partes tiene un asentador

Los asentadores de cuero tienen dos partes principales. Una es el cuerpo, que fabricamos en madera, y la otra son las caras de cuero.

 

Qué madera es la mejor

Para el cuerpo del asentador podemos usar cualquier tipo de madera. Sólo tenemos que asegurarnos de que su superficie esté plana y de que tenga suficiente grosor como para no combarse.

Para los asentadores de mayor tamaño conviene buscar una madera ligera, como la de samba. Así evitaremos fabricar un trasto difícil de mover y de utilizar.

Podemos usarla tanto barnizada como sin barnizar. Si lijamos primero suavemente las caras antes de pegar el cuero la unión será más fácil.

 

Qué tipos de cuero es el mejor

Dependiendo de para qué vayamos a utilizarlo hay dos grandes grupos de cueros.

Si queremos usar el asentador para asentar cuchillos de cocina y de campo la mejor opción es el nobuk o la vaquetilla. Ambos tipos de cuero admiten bien la aplicación de pastas de asentar. Absorben bien las grasas, retienen bien la pasta y ofrecen una superficie de trabajo suave y lisa.

Si queremos usar el asentador con navajas barberas la mejor opción es el potro. Este tipo de cuero no tolera la aplicación de pastas, pero da muy buen resultado para asentado sobre cuero virgen. La superficie es más rígida y dura que el nobuk, lo que lo hace ideal para este tipo de filos.

El cuero de canguro es más caro de conseguir. Y en el tamaño al que se puede fabricar este cuero hace que sólo se puedan hacer con él asentadores de pequeño tamaño.

Todos los tipos de cuero toleran bien la aplicación de diamante en spray.

 

Por qué parte se debe usar el cuero

Esta es la duda más frecuente sobre asentadores. El cuero tiene dos partes. La parte de la carne (la interna) y la parte de la flor (la que da al exterior).

La parte de la carne es más rugosa y blandita, mientras que la parte de la flor es más lisa y compacta.

La eterna duda sobre esto es qué parte de las dos se debe usar. Y la única respuesta que hay es que, a grandes rasgos, da igual.

Ambas partes hay que lijarlas bien antes de usarlas, por lo que en la práctica las diferencias no son tantas.

La parte de la carne siempre mantiene un acabado algo más basto más rugoso. Eso hace que sea más fácil frotar pastas y ceras sobre la superficie.

La parte de la flor tiende a mantenerse más tupida y más suave. Es más cómodo asentar sobre ella y se deja aplicar bien polvos o cremas.

Por lo general se tiende a usar más la parte de la flor bien lijada. Pero cualquiera de las dos os dará un buen resultado.

 

Cuántas caras debe tener un asentador

Podemos fabricar los asentadores de una, dos o cuatro caras. No tenemos más opciones. Cualquiera de ellos se puede fabricar en el tamaño que se desee.

Los asentadores de una cara son para utilizar con pastas.

Los asentadores de dos caras se pueden usar de dos formas. O con pasta en ambas caras o con pasta en una de ellas y cuero virgen en el otro.

Los asentadores de cuatro caras se suelen usar con una progresión de pastas en tres de las caras y cuero virgen en la cuarta.

 

Qué adhesivo es el mejor

Para pegar el cuero a las caras de madera tenemos varias opciones.

Hay gente que utiliza cola blanca de carpintero, pero el tiempo de secado es más lento. El proceso es más engorroso.

Hay gente que utiliza cianocrilato (SuperGlue). Para ello aplican el cianocrilato en la madera y un acelerante sobre el cuero. Pega rápidamente, pero es mucho más fluido que el resto de opciones. Por eso el pegamento suele empapar todo el grosor del cuero. A consecuencia de esto pueden llegar hasta la superficie esquirlas de pegamento cristalizado. Aunque hay quien lo use no es una opción muy recomendable.

Y por último, hay gente que utiliza cola de contacto. Es muy barato, es fácil de aplicar y da buen resultado. Sin duda, la mejor opción de las tres.

 

Qué tamaño es el ideal

Aunque podemos fabricar un asentador del tamaño que queramos hay una serie de medidas que se mantienen de referencia.

Asentadores de cuatro caras:

El mayor tamaño lo tienen los asentadores de cuatro caras. Al tener la misma altura que anchura es el tipo de asentador más voluminoso de todos.

Después de probar varios prototipos puedo decir que:

El tamaño máximo no debería superar más allá de 9 centímetros de ancho y de 40 centímetros de largo. Más grande de esto se hace incómodo de utilizar y mucho más engorroso de mover y de guardar.

El tamaño más cómodo de utilizar está en torno a los 7’5 – 8 centímetros de ancho y los 38 centímetros de largo. Estas medidas son suficientes para asentar cualquier tamaño de hoja, sin importar lo grande o lo pequeña que sea.

Por debajo de ese tamaño se pueden fabricar al gusto de cada uno. Hay incluso asentadores de bolsillo de cuatro caras para llevar al campo en la mochila.

Asentadores de dos caras:

Las referencias del tamaño de cada cara son las mismas que para los asentadores de cuatro caras. Sin embargo, al tener sólo dos caras podemos ajustar la distancia entre ellas a nuestro antojo.

La altura ideal de estos asentadores debe dejar espacio suficiente como para usarlo con comodidad. Es decir, para que los nudillos no golpeen contra la mesa al asentar los cuchillos.

Si el asentador es delgado tendremos que ponerlo pegado al borde de una mesa para poder usarlo. Son prácticos, pero más engorrosos de utilizar. Algunos incluso tienen un mango para sujetarlos con una mano en el aire mientras se asientan.

Normalmente cualquier altura entre 4 y 5 cm es cómoda de utilizar sin suponer un gran aumento del volumen. De esta forma podremos usarlo sobre cualquier superficie que queramos sin problemas.

Asentadores de una cara:

Son los que menos estándares tienen en su construcción. Normalmente se fabrican de dos tipos. O bien con una plancha de madera delgada y con un asa para sujetarla. O bien con un bloque grueso similar a los de dos caras, pero con cuero en sólo una.

El segundo tipo es menos común. La única diferencia con un asentador de dos caras es pegarle otra lámina de cuero. Por tanto tiene poco sentido quedarse a un paso de fabricar una herramienta más completa.

El tamaño máximo de la cara es similar a los dos tipos de asentadores anteriores. Sin embargo se pueden fabricar de cualquier formato o proporciones. El único límite son las preferencias del que lo fabrique.

 

Qué tipos de pastas podemos usar

En cuestiones de pastas para asentadores hay tres grupos principales.

Por un lado están los abrasivos de óxido de aluminio. Pueden presentarse en formato tanto de ceras duras como blandas.

Por otro lado está el óxido de cromo. Es el que más presentaciones posibles tiene. Lo podemos encontrar en crema, en cera dura, en ceras blandas o en polvo. Esta última es la forma más fácil y menos engorrosa de aplicarlo.

Y por último está el diamante.

Cada presentación tiene unas ventajas, unos inconvenientes y una forma distinta de aplicarlos, como ya vimos en sus secciones correspondientes.

 

Instrucciones de montaje para un asentador estándar

  1. Consigue una madera cualquiera de 38 cm de largo por 7,5 de ancho por 4,5 cm. de grosor.
  2. Líjala por todos los lados para que quede bien plana.
  3. Puedes barnizarla en este punto si quieres.
  4. Consigue dos trozos de nobuk de la misma medida que las caras.
  5. Pega el cuero a la madera dejando al descubierto la parte de la flor. Para ello:
    1. Aplica pegamento de contacto en la madera y en la parte de la carne. Extender formando una capa lo más fina y uniforme posible.
    2. Déjalo secar al aire hasta que se evapore el disolvente.
    3. Aproxímalos con cuidado. Una vez que se toquen se unirán con fuerza, sólo tienes una oportunidad.
  6. Aplica fuerza de forma uniforme sobre las superficies para que peguen bien entre sí. Puedes poner el asentador boca abajo sobre una superficie plana y poner varios pesos sobre el cuerpo de madera.
  7. Esperar a que seque bien el adhesivo y repetir el proceso con la otra cara.
  8. Si sobresale algún trozo de cuero del lateral de la madera es el momento de retirarlo con un cutter.
  9. Dar un lijado a conciencia a ambas caras con una lija de grano 380 o 400. Siempre en seco, el cuero no tolera la humedad.
  10. Conseguir Óxido de Cromo III (Cr2O3) en polvo. Tiene un color vede intenso característico.
  11. Mezclar en un bote una pequeña cantidad de óxido de cromo con un poco de aceite. Podemos usar aceite mineral, aceite para máquinas de coser o aceite de camelia.
  12. Remover bien hasta que quede un líquido verde uniforme de polvo en suspensión en el aceite.
  13. Extender una pequeña cantidad de aceite con óxido de cromo sobre una de las caras del asentador.

 

No está permitida la copia del contenido. Si necesitas utilizar cualquier elemento de la web ponte en contacto con nosotros.