Tipos de acabados de las hojas

A lo largo de los años nos hemos ido acostumbrando a que los cuchillos tengan una apariencia en particular.

En la cuchillería occidental tenemos muy marcado el patrón clásico: hoja de chef con acabado mate, espiga enteriza y mango con tres remaches.

Sin embargo, si has buscado un poco por Internet te habrás dado cuenta de que hay muchas más posibilidades.

Aunque sean herramientas, la estética es una parte bastante importante. A todos nos gusta que nuestros cuchillos sean bonitos, y la hoja es una parte más con la que jugar.

En este artículo encontrarás cuáles son los tipos de acabado que se le pueden dar a la hoja de un cuchillo.

Nos guste o no, Japón es el líder actual en el mercado de la cuchillería de calidad. Así que salvo que seas de los primeros, tarde o temprano te irás encontrando con términos japoneses para nombrar aspectos muy concretos de un cuchillo.

Brut de forge

Este acabado se consigue al dejar la hoja con las marcas de la forja, sin pulir. Estas marcas quedan tras el martilleado en el metal durante el proceso de forjado.

Las marcas pueden ser las del martillo de bola o de cualquier otro martillo que se use para forjar. Queda muy bonito cuando se combina con un pulido del vaciado.

Como advertencia, hay «profesionales» que realizan cuchillos por desbaste y llaman brut de forge al negro que queda de no haber limpiado la hoja después del temple. Esto no es brut de forge. Para que lo sea deben observarse los martillazos en la hoja.

Si lo que se aprecia es una zona negra, negruzca o gris oscuro lisa, sin marcas ni ondulaciones, no es brut de forge.

Ejemplo: Yoshida Hamono bunka (“Bunka Black”).

Ishime

Es uno de varios acabados parecidos al tsuchime. Algunos herreros usan diferentes martillos texturizados para hacer un tsuchime único.

El ishime (que significa superficie de roca) es un estilo de tsuchime propio de la familia Moritaka.

Ejemplo: Moritaka ishime nakiri.

Kurouchi

La hoja del cuchillo tiene un aspecto rústico al estar cubierto de una capa de metal quemado.

Este tipo de acabado es uno de los que puede cambiar con el tiempo, al irse desgastando la capa oscura de la superficie con el uso.

Ejemplo: Takeda sasanoha gyuto.

Migaki

Es el acabado más sencillo. Se consigue lijando la hoja hasta conseguir un acabado uniforme sin llegar a espejo. Hay varios niveles, desde mate hasta brillante. Lo que en español llamaríamos un satinado.

Ejemplo: Takamura migaki gyuto.

Nashiji

Parecido al satinado, pero con ciertas diferencias. Este acabado significa “piel de pera” en japonés porque tiene la apariencia de la piel rugosa de esta fruta.

Se puede hacer de dos maneras: puliendo un acabado kurouchi (revelando la textura basta del proceso de forja que queda debajo) o poniendo la hoja después de forjarla sobre un tocón de madera y martilleando el metal hasta que la pátina negra se resquebraje y se caiga.

Ejemplo: Masakage Yuki kamagata.

Pulido a espejo

Cuando se lija una hoja con abrasivos de granos cada vez más finos se va creando una superficie que refleja cada vez mejor la luz. Con la suficiente fineza se puede conseguir un acabado que refleje como un espejo. Para llegar a ese punto se puede hacer tanto a mano con lijas como con un disco mecánico de algodón y pastas de pulir.

A la hora de usar la pulidora el buen artesano se asegurará de respetar las aristas de la hoja para dar superficies espejadas bien diferenciadas.

Es un estilo que requiere un alto grado de mantenimiento para los que quieren que dure perfecto para siempre.

Ejemplo: Takayuki Shiden yanagiba.

Suminigashi

Conocido coloquialmente en español como damasco. Es un patrón de múltiples capas de acero dobladas sobre sí mismas y revelado con la exposición a ácidos.

Este tipo de acabado es puramente estético: por encima de tres capas no hay una mejora significativa en las características del cuchillo.

Ejemplo: Hinoura Unryu-Mon gyuto.

Tsuchime

La palabra “tsuchime” significa martilleado. Después de que la hoja haya sido forjada pasa por un segundo proceso en el que el herrero la trabaja a golpes con un martillo de cabeza de bola para dejarle las marcas redondeadas características.

Ejemplo: Sakai Takayuki Moonlit Waves santoku.

Ya conoces los principales tipos de acabados. Ahora podrás nombrarlos mejor y elegir cuál de ellos te gustaría que tuviese tu próximo cuchillo.